Artículos
 
 
 

 

 

ELEGIR BIEN:
CONSEJOS PARA ELEGIR BIEN UNA UNIVERSIDAD

 

Has seguido todo un camino para terminar tu preparatoria. Ya sabes lo que quieres estudiar. ¿Y ahora dónde estudio?

Una primera gran cuestión es decidir si vas a estudiar en una institución pública o particular. Mucha gente elige como primera opción una institución pública pero, dado el nivel de saturación de estas instituciones, bastantes alumnos no quedan en la universidad que eligieron, o en la carrera que quieren, o en el plantel que les conviene. Como el proceso de selección para el acceso a una universidad pública queda fuera de nuestro alcance, vamos a centrarnos en las instituciones particulares, porque ahí sí puedes elegir tú.

Instituciones particulares

La primera y más clara diferencia entre una institución particular y una pública es su forma de financiarse. La particular se financia con recursos propios y la pública lo hace fundamentalmente con recursos fiscales a través de presupuestos oficiales.

En la institución particular vas a pagar una colegiatura, pero ello de da derecho a elegir lo que realmente quieres: tú decides en qué universidad, carrera y campus te vas a matricular.

Pero, entre tantas instituciones particulares, ¿Cuál me conviene más?

La elección que hagas la tienes que tomar tú. No te podemos sugerir una u otra institución. Pero sí te podemos dar algunos elementos que serán importantes para tu evaluación.


 

 

  Aspectos en los que fijarse antes de elegir universidad en México


La ubicación del campus va a ser un elemento importante. Vivimos en una ciudad en que cada vez tardamos más en desplazarnos de un punto a otro. Es inevitable. Una institución próxima a tu domicilio te ahorrará tiempo en tus desplazamientos y dinero en tu transporte. Tal vez también en comidas. Disponer de más tiempo te permitirá estudiar en casa, tener un trabajo de medio tiempo o disfrutar de otras actividades. Recuerda que tu tiempo libre te da calidad de vida.



Los costos incluyen todo el dinero que vas a tener que pagar por estudiar. Debes considerar la inscripción, las colegiaturas y otras cuotas adicionales (laboratorios, idiomas, material en ciertas carreras, visitas de prácticas, etc.). Recuerda que hay carreras más caras que otras. Por ejemplo, las relacionadas con la gastronomía requieren un uniforme, materias primas para prácticas de cocina, visitas y viajes de prácticas, etc., que la hacen más cara que una licenciatura en Derecho. Debes preguntar por la periodicidad de los pagos (hay cuotas mensuales, pero hay sistemas a 10 o a 12 meses), la periodicidad de los aumentos de las cuotas (hay aumentos anuales, pero también cuatrimestrales), el porcentaje de aumento (si se referencia a la inflación o no).

También es bueno que preguntes cuánto cuesta titularse o cuánto te van a costar los certificados parciales y finales, etc.

No temas ser preguntón. Hay algunos costos que no se ven hasta que hay que pagarlos, y entonces vienen las sorpresas.



La duración de la carrera tiene una implicación en tu tiempo y en el costo de tu carrera. No es lo mismo una licenciatura de tres años que de cuatro. Cuanto antes acabes, antes podrás entrar al mercado laboral y normalmente más barata te saldrá la carrera (aunque no es una regla fija).

Pregunta por la duración y la forma de los períodos: cuatrimestrales, semestrales u otras modalidades.



El Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios o RVOE, es la validez de la carrera a nivel nacional.

Debes tener muy en cuenta que la carrera que vas a estudiar tenga validez oficial. Si no la tiene, tu título no te dará derecho a obtener una cédula profesional y en muchas empresas e instituciones no considerarán que eres licenciado.

El RVOE te da certeza.



Fíjate en las instalaciones de la universidad, pero en especial en las que vas a utilizar en tu carrera. No te apantalles porque una institución tiene 10 laboratorios de cómputo. Tú sólo vas a usar uno. Pero verifica que si sólo tiene uno, haya horarios establecidos para tus materias y haya horarios para que puedas usarlo libremente sin estar en clase.

Tampoco te apantalles por amplias zonas verdes u otros aspectos no fundamentales. Las instalaciones deben tener un equilibrio y contener todo lo que a ti te resulta necesario para estudiar. Ni más ni menos.

Fíjate en los salones, los espacios libres en pasillos y escaleras, la señalización de protección civil. Fíjate en los baños, porque vas a ir muchas veces a lo largo de tu carrera. Fíjate en la biblioteca y las áreas de estudio. Las instalaciones, ¿son amplias? ¿Están bien iluminadas de día y de noche? ¿Me siento seguro estudiando ahí?



Fíjate que las instalaciones estén equipadas con los laboratorios que se van a requerir en tu plan de estudios. Pide el plan (la tira de materias). Pregunta qué materias requieren de laboratorio (o taller) y de qué tipo es. Pide que te lo muestren. Aunque no seas un experto, puedes juzgar si el laboratorio es adecuado o no, en especial cuando hayas visitado varias instituciones. Al menos no irás a ciegas.

Valora las carreras que tienen materias prácticas y uso de laboratorios. Hasta licenciaturas tan "de pizarrón" como Derecho pueden hacer uso de software especializado, bases de datos de legislación, buscadores especializados.

Valora el uso de tecnología en tu carrera porque la vas a necesitar en tu vida profesional. Si ya sabes usarla juegas con ventaja.



Existen varias certificaciones de calidad en el ámbito educativo. En otras áreas del portal te hablamos de algunas de ellas (Los certificados de calidad). Infórmate de qué certificaciones tiene la universidad que te interesa. Verifica qué se certifica. Normalmente no le damos mucha importancia a ese tema, pero algunas certificaciones implican que la institución tiene mayor calidad en sus procesos o en su nivel educativo.



Ampliamos información en otro apartado (Opciones de titulación), pero debemos recordarte que la titulación es la culminación de tus estudios. Si no te titulas, en muchos lugares no podrás trabajar o te pagarán menos. Es importante que pienses en ello antes de empezar a estudiar.

Ya hay instituciones donde te titulas automáticamente. En otras lo puedes hacer completando un año de un diplomado. En otras aún hay que hacer la tradicional tesis y el examen profesional.

Verifica qué te conviene, y verifica los costos de cada opción. A veces titularse te puede costar un dinero que no tenías contemplado.



La función de la universidad no acaba en el salón de clases. Fíjate en qué otros apoyos te ofrecen. Fíjate en que la institución tenga

  • Bolsa de trabajo
  • Bolsa de prácticas
  • Apoyo para la realización del Servicio Social

Pide ver los convenios. Si puedes, habla con alumnos de últimos cuatrimestres para que ellos te orienten. El nivel de las empresas que buscan egresados o alumnos de últimos cuatrimestres te puede dar una buena pista sobre el nivel en que se percibe a la institución que estás analizando en el mundo laboral.



En muchas universidades, el idioma es un requisito para titularse. En el mundo laboral cada día es más importante, en especial el inglés. Fíjate en las facilidades que ofrece cada institución. Mira su laboratorio de idiomas, sus certificaciones, los convenios que tengan con instituciones certificadoras, el material de apoyo como biblioteca y multimedia. Si tu universidad no tiene los requerimientos mínimos, vas a tener que pagarte una escuela por fuera... Debes ser muy consciente de ello.



Fíjate que la universidad tenga un auténtico programa de becas para ayudarte. Las becas normalmente consideran el nivel socioeconómico y el desempeño académico del alumno. Hay bases para el otorgamiento de becas y normalmente debes aportar documentación y pasar un proceso de selección. El apoyo puede ser total o un porcentaje de tu colegiatura.

Ninguna institución particular es una institución de caridad. Las becas no se regalan. Distingue entre becas y ganchos comerciales. Y recuerda que, por ley, las instituciones deben manejar programas de becas. Pide información detallada.



Vivimos en un mundo cada vez más globalizado. En las empresas importantes ya no es bastante con tener una carrera, un posgrado o un idioma para obtener un buen puesto. Se valoran también experiencias internacionales, conocimientos multiculturales, convivencia con otras culturas. Una buena parte de esta experiencia se obtiene estudiando o trabajando en el extranjero, en especial en un país en que se hable un idioma diferente del español, que es el tuyo.

Muchas instituciones tienen convenios y programas de intercambio con universidades de otros países. A veces lo tienen directamente, y otras a través de Asociaciones de las que son miembros.

Estos programas, en ocasiones tienen un costo para el alumno y otras se manejan como programas de becas. Infórmate. Puede darte una gran ventaja al buscar trabajo este tipo de experiencias.

También hay instituciones que ofrecen carreras con un doble reconocimiento o "doble titulación": en México a través de la SEP y en otros países. Valora este tipo de programas.



Habla con la gente. Mira las secciones de ofertas de empleo en la prensa. A veces aparecen ofertas de trabajo donde se dice que sólo quieren candidatos de las instituciones "A, B o C", o "Absténganse los egresados de la universidad tal". Sería penoso que estudiaras en una universidad con tan mal prestigio que luego no te quisieran contratar.



Muy relacionado con el punto anterior, añadimos matices. Hay instituciones que destacan por determinadas carreras. Son los mejores en administración, o en medicina, o en ingeniería. Y su fama es justa. Pero eso no quiere decir que sean tan buenos en todas sus carreras. VerifÍcalo, porque te van a cobrar el nombre. Que valga la pena.


 

 


Bueno, parece que en vez de resolverte tus dudas te hemos llenado de preguntas, algunas de las cuáles seguro no contemplabas.

Cuestiónate bien, porque es tu futuro. Te interesa saber y para ello debes preguntar. Y necesitas saber qué preguntar. No todos los puntos son igual de importantes para todos los estudiantes. Habrá quien le dé más peso al tema del dinero. Habrá quien se lo dé a las instalaciones o a cualquier otro punto. Define tus prioridades antes de tomar una decisión.

En el buscador consideramos algunos criterios para hacer más sencilla tu búsqueda y tu elección. Tomamos en cuenta la ubicación, los precios, las opciones de titulación, la oferta de carreras o los turnos. Aunque no todas las instituciones facilitan toda la información, nosotros te ofrecemos la que conseguimos, para que puedas elegir mejor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Home I Carreras en México I Universidades en México I Becas en el extranjero I Estudiar en el Extranjero I Articulos
Políticas de uso I Privacidad I Contacto